Tributo enamorado a Federico

Con sigilo y tiento, mordí, sin querer,
el fruto de tu sufrimiento,
sin yo ser pulpa ni arcilla,
ni Yerma, ni Bernarda ni tu Granada querida.

Te veo desnudo, con limones y mortaja,
con azahar, con pena, con plomo, con bala;
Me preguntan que por qué te quiero…
¿Qué sabrán ellos?

Sigue mirandome de esa manera,
que me duele.. ¡Que me duela!
Tú, Federico, eres mi romancero gitano,
y ahí el dolor es también carne y guerra.

No se trata de fronteras, de relojes ni de penas; se trata de que te quiero por encima de las estrellas, esas que no tienen novio, y que yo celo cuando te piensan.

Te quiero a grito, te lloro a tiento,
te amo, aún sin conocerte, te amo, siempre, sediento. Y sí…
Sí que gemía, dentro de tu esqueleto, de tu carne, la poesía…”

@MarianoBeltran

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s