7 años

7 años de ignominia, de vergüenza. 7 años en los que el Partido Popular ha quedado retratado como lo que es: un partido homófobo, nacido de la dictadura franquista; nada a cambiado el PP en lo social, desde que Fraga lo fundó.  7 años en los que miles de homosexuales han tenido que soportar sobre sus cabezas una espada de Damocles que pesaba demasiado.

7 años hablando de peras y de manzanas, diferenciando, creando guettos. El nombre sí importa, se usan nombres diferentes para lo que se cree diferente; si un homosexual se echa la siesta con su pareja, ¿lo llamamos siesta o le cambiamos el nombre? Pues eso, el PP ha querido hacer de la ley del matrimonio igualitario, una ley apartheid, separando entre gays y heteros.

Según el PP ¿hay que darle un nombre distinto a las uniones entre negros y blancos? ¿entre rubios y morenos? No creen en la igualdad, y lo que es peor, la condenan. El recurso que el PP presentó apenas dos meses después de la aprobación de la ley es el recurso del odio; odio hacia lo diferente, hacia la diversidad, en definitiva, odio hacia España y sus singularidades.

Se ha convertido el PP en un partido antipatriota, negando derechos fundamentales a sus ciudadanos, como el de contraer matrimonio, o el de la sanidad universal, por ejemplo. Es el partido que menos se parece a España, que es una tierra de libertades y reivindicaciones, de derechos conseguidos y de lucha incansable. A golpe de bandera y de un casi nacionalcatolicismo, el PP quiere agrupar entorno a él a “su España”, pero no a la España real.

Miles de homosexuales casados pendiendo de un hilo, millones de homosexuales aún sin casarse, pendientes de dos hilos: el de la posibilidad perdida, y el de la ansiedad presente. Habéis jugado con los sentimientos de millones de ciudadanos, de millones de familias, vosotros, que sois tan de familia. Habéis permitido sufrimiento a seres humanos; sois el partido del odio.

Pero una vez más ha ganado la igualdad, el respeto y la tolerancia. Han ganado los derechos. Ha ganado el amor. Como todos los cuentos, éste también ha tenido un final feliz, muy a pesar vuestros, que habéis agotado hasta el último recurso para hacerle la vida imposible a vuestros compatriotas y habéis cercenado su felicidad.

Gracias a todos los luchadores silenciosos, a los luchadores que gritan desde el corazón, a las madres que acompañan a sus hijos y lloran con ellos, a los amigos que comparten la felicidad de este día, a los desconocidos que disfrutan con la libertad, a los homosexuales con padres represivos, porque esta victoria quizá, va por vosotros más que por ninguno. A seguir! Gracias Zapatero!

 @MarianoBeltran

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s