La calle dimite de Rubalcaba

Dos derrotas electorales de gran envergadura. Dos oportunidades rotas para el corazón de los siempre sufridos militantes socialistas. Estamos hartos, cansados y aburridos.

Echando la vista atrás, Zapatero ante el descalabro del PSOE en las elecciones autonómicas de 2011 salió a dar la cara por el partido, asumió también esa derrota como propia. A Alfredo, el Huno, sólo lo hemos visto apuntarse la victoria asturiana y la semivictoria andaluza como propias; en las derrotas no sabe, no contesta. En las manifestaciones igual, no sabe, no contesta. De momento no ha ido a ninguna, pero eso sí, los militantes debemos estar en todas y cada una de ellas; como siempre el Huno, dando ejemplo: la ley del embudo.

El Partido Socialista de Galicia ha sacado 7 puntos menos que en las generales de 2011, y AGE y el BNG juntos suman más votos que el PSdG. Lo dicho, que el PSOE sigue sin tener suelo, pero yo ya no quiero esperar a comprobar hasta dónde somos capaces de llegar con nuestras nefastas políticas de oposición.

Creo que es el momento de la catarsis, de la evolución, y de aprender de los errores. Al PSOE jamás le fueron bien los Congresos de transición, como el de Almunia o el pasado 38Congreso. Cuando hemos mirado hacia adelante siempre hemos conseguido sacar lo mejor de nosotros mismos. Ya no se trata ni de Patxi, ni de Rubalcaba, ni de Carme, ni de Madina. Se trata del PSOE, de un PSOE que está siendo vilipendiado por la propia dirección federal, de un PSOE que necesita oxígeno.

Por eso creo que es el momento de plantear la posibilidad de convocar un Congreso Extraordinario, pero no tanto para hablar de líderes. Un Congreso que nos permita escucharnos y tomar un rumbo compartido y consensuado, y del que salga una nueva dirección fruto de un debate sereno. Hoy más que nunca, está claro que el anterior 38 Congreso estaba pensado para elegir un líder y daba igual para qué.

Vamos sin rumbo, la gente no es que no nos crea, es que ni nos oye ni nos ve. Con un líder ausente y un discurso empobrecido debido a que aún no hemos decidido qué rumbo queremos tomar, vamos camino de la mayor debacle socialista jamás conocida.

Creo que Rubalcaba debería dimitir casi de inmediato y convocar un cónclave en condiciones. Por el bien del partido y de él mismo: imagino que si no está presente en la calle mano a mano con los trabajadores y no da la cara ante sus militantes después de estas dos monumentales derrotas, es que no sabe cómo gestionar el PSOE.

Alfredo puede dimitir o no, puede hacer lo que él considere oportuno. Pero ya no tiene alternativa: dimita o no dimita, la calle ya ha dimitido de él.

@MarianoBeltran 

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s