Martu

La conocí hace ya bastante tiempo, y lo primero que pensé fue: “Esta tía los tiene bien puestos.” Qué poco me equivoqué… Martu es una luchadora de las que ya no quedan, una tía que está dispuesta a morir por lo que cree, con todas sus consecuencias.

Cuando hablas con ella transmite ilusión, ganas de cambiar el mundo, ganas de hacer realidad las utopías. Y lo más jodido es que lo consigue. Pone fuerza y coraje en cada pequeña cosa que hace, en cada pequeño gesto. Es cierto que de primeras puede acojonar un poco con la seguridad que habla, pero luego te das cuenta que la palabra le sale directa del corazón. Una tía de firmes convicciones. Así es Martu. Y generosa, dispuesta a ayudarte en lo que haga falta si el objetivo es digno y justo.

Desde tomarte una caña con ella, hasta hablar de política, hasta construir algo grande, todo se convierte en una montaña rusa de emociones. Martu sería una buena capitana de barco, de esas que te dan seguridad cuando se avecina tormenta, y abre la botella de tequila cuando el Sol está en lo alto y no queda otra que bailar y disfrutar.

Me alegro enormemente de haberla conocido en tiempos, y de trabajar con ella, hombro con hombro. Martu no pide nada, sólo hacer bien las cosas, reír un rato y no dejarse vencer jamás. Unos buenos ingredientes para un cóctel explosivo.

Martu te da seguridad, te hace creer aún más en lo que haces; no deja que te caigas, te levanta de un modo que a mi me da hasta miedo. Una tía que arrastra y convence, pese a quien pese. Una tía de esas de las que ya no quedan.

Sigue al pie del cañón, se mueve, se defiende, y mata por su gente. Martu es una tía honesta. Si yo tuviera que elegir llevarme a una persona a una isla de esas infestadas de bichos, me la llevaría a ella; porque sé que acabaríamos matando a los bichos, y comiéndonoslos delante de un fuego, mientras nos descojonamos mirando al horizonte. ¡La isla es nuestra!

Me alegro de, además de conocer a Martuniki, @martuniki conocer a Martu, me alegro de estar con ella en cada barco. Cada vez que desembarcamos de una aventura, estamos pensando en la siguiente; y cuando mejor nos lo pasamos es cuando hacemos un llamamiento a los grumetes que vendrán en el barco, y ¡cojones! Siempre llegan los mejores. Hay que reconocer que luchar contra los piratas también nos pone un puntito…

Lo dicho, compañera, amiga, es un placer saber que quedan verbos como tú en el mundo. Sería un mundo mucho más gris sin corajes como el tuyo. A seguir! Salud y República!

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Martu

  1. Sel dijo:

    Que buen retrato!!

  2. martuniki dijo:

    Gracias niño, contigo es fácil embarcarse en cualquier aventura por peligrosa que parezca. Venceremos, y lo que es más importante, convenceremos. Besitos corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s