El objeto del deseo

Decía Flaubert, escritor francés, que “a un alma se le mide por la amplitud de sus deseos, del mismo modo que se juzga de antemano una catedral por la altura de sus torres”; el deseo es la fuerza motriz que nos impulsa a realizar los actos más imposibles, casi sin darnos cuenta a veces de las barbaridades que estamos cometiendo. Pero el deseo es sólo la apariencia, los que se esconde tras él es lo que realmente importa: el objeto del deseo.

Desear algo nos hace crecer y nos llena de energía para saltar los obstáculos que a priori nos parecen imposibles. El objeto del deseo nos dice la altura y la dificultad de esos obstáculos, por eso es lo realmente relevante. ¿Cuántas veces hemos deseado algo con todas nuestras fuerzas, pero luego nos hemos refrenado? ¿Cuántas veces ha sido el objeto del deseo quien nos ha dicho que no valía la pena ni siquiera moverse?

El deseo es también una fuerza incómoda e irracional, es una necesidad urgente de acción; en cambio el objeto del deseo es lo que frena o impulsa, lo que nos señala la viabilidad de esa fuerza motriz que es el deseo. Por tanto me centraré en lo que sin duda es más importante: el objeto del deseo.

¿Qué deseáis? ¿Queréis un nuevo círculo de amistades? ¿ Una pareja? ¿Cambiar de aires? La pregunta trascendente no es el qué, sino el por qué. ¿Por qué queréis todas esas cosas? ¿Qué nos impulsa a desearlas? Por ejemplo, está científicamente demostrado que tener pareja eleva el nivel de defensas del organismo y nos hace sentir más seguros y protegidos; por tanto una primera respuesta al por qué deseamos en el campo de la pareja puede ser la puramente biológica. Pero quisiera trascender un poco más de lo obvio.

Creo firmemente que la sociedad de consumo actual, nos impulsa también a consumir personas, como si fueran ipads, teléfonos móviles, casas o coches. Estamos inmersos en una sociedad que nos impide discernir la necesidad del deseo. No deseamos parejas, ipads, casas o coches; necesitamos esas cosas. Y ahí radica el problema, que yo calificaría-y siento ponerme tan pedante- como un problema ontólogico: el ser humano ha mutado en esta sociedad actual; ha cambiado sus prioridades, y ha convertido sus deseos en necesidades; por tanto el ser humano no desea nada, lo necesita, y ahí radica parte del problema que tenemos como sociedad actual: en el nihilismo, en la nada.

Necesitamos poder, y por tanto también necesitamos relaciones de poder, en las que sentirmos queridos, importantes, únicos e indispensables. Igual que queremos tener el mejor coche para lo mismo, y ganar el máximo sueldo posible para lo mismo: no queremos mayor salario para vivir mejor, sino para vivir mejor que los demás, comprarnos mejores coches que los demás, y llevar a nuestra pareja a mejores sitios que los demás.

Pero al tiempo nos sentimos frustrados porque ya ni el objeto de deseo importa, ahora se ha convertido en objeto de necesidad, y una vez satisfecha la abandonamos. Por eso creo firmemente que hay que volver al deseo y a su objeto: desear implica un mirar al horizonte, implica infinitud y por tanto implica también seguir caminando. Necesitar nos habla de tiempos concluidos, estancamiento, parada. Y así estamos como sociedad, parados y estancados, porque nos hemos saturado de necesidades cubiertas, ahora vamos en búsqueda de nuevas necesidades cuando deberíamos ir en busca de recuperar el objeto del deseo.

Quiero acabar con otra frase de otro escritor fracés, Montaigne, que decía que “prohibir algo despierta el deseo.” Pues bien, prohibámonos entonces desear, y a lo mejor nos depertamos y deseamos.  

 

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s