Precampaña, sentimiento y 20N.

Me levanto hoy con la certeza de que en 19 días son las elecciones generales, y de que en tres comienza la campaña electoral-que no es más que lo que se ha hecho o dicho hasta ahora de forma velada salga a la luz, 🙂 -. He de reconocer que esta campaña electoral me excita más que las anteriores. Me explico.

En las elecciones generales de 2008, había tensión política, pero el Partido Socialista era el claro ganador de los comicios en todas las encuestas, por lo que el clima a nivel de partido era mucho más calmado y entusiasta. Las pasadas autonómicas y municipales de mayo, como todas las autonómicas se toman en otra clave, en otro tiempo. Pero en estas elecciones, en las que el PSOE es el claro perdedor en las encuestas es cuando más orgulloso me siento de reconocerme como socialista. Me gusta trabajar bajo presión. Lo hago mejor. Y consigo mejores resultados, casi siempre.

Los socialistas sabemos mucho de elecciones perdidas en encuestas y ganadas en las urnas. En el 1993 las encuestas eran más o menos como las de ahora, y el PSOE ganó las elecciones. En 1996 eran peores que las de ahora, y el PP ganó, sí, pero por un sólo punto de diferencia, y con una abstención importante. Lo que da un claro referente de cómo se comporta el electorado: el de derechas es mucho  más fiel, pase lo que pase, robe quien robe; el de izquierdas es mucho más crítico, mucho menos fiel, se ponga trajes quien se los ponga; hay, por otra parte, un gran argumentario falaz en la derecha: están pidiendo desde tiempos inmemoriales que el cambio en Andalucía, por ejemplo, es necesario aunque sólo sea porque que un partido gobierne tanto tiempo no es sano para la democracia; a estos falaces argumentadores jamás les oí enunciar estos postulados en Comunidades Autónomas como Castilla y León, Valencia o Murcia. Primer error argumentativo.

En el programa electoral del PP, que ha salido publicado hoy, hay una medida que me ha dejado perplejo: la deducción por vivienda, que es precisamente lo que hicieron en 1996 y lo que nos ha llevado a la burbuja inmobiliaria, que el PSOE tampoco supo o quiso pinchar. No hay más medidas evidentes en todo el programa electoral del PP, solo declaraciones de intenciones, brindis al Sol, y filosofía barata y rancia. El programa electoral del PSOE podrá gustar o no, pero es lo que hay. Me sentiría estafado como votante si un partido no me dijese qué tiene pensado hacer con mi país.

Volviendo a la campaña que comenzará en tres días… Me siento orgulloso de dejarme la piel, de pelear por un partido que ha defendido los derechos de los homosexuales, de los y las transexuales, de las mujeres, de los dependientes, de los estudiantes(105% aumento de becas – 6% en época PP), de los pensionistas (30% aumento pensiones mínimas — 4% época PP), y un largo etcétera. Me siento orgulloso de poder mirar cara a la cara a la gente y decirle: yo, de un modo u otro, lucho cada día porque tú puedas cobrar lo mismo que un hombre, porque te puedas casar con la persona que amas, porque ante la ostia o la amenaza de tu novio/marido ex novio/ex marido seré yo quien descolgará el teléfono 016 si no lo haces tú, porque quiero que investigues, que contribuyas al ámbito científico ya que eso revertirá en todos y todas, y por ello yo ahora invierto en ti; porque quiero que tú o tus hijos e hijas puedan recibir una educación pública de calidad, y no “fastidio” lo que puedo a los profesores; porque a mí no me habrás oído jamás retractarme de cómo financiar la sanidad pública, porque yo nunca hablé de COPAGO, porque yo nunca osaría en preguntarte por qué quieres abortar, te preguntaría cómo te sientes y te abrazaría… Por todo ello puedo mirar a la gente a la cara. Cosa que en el PP no pueden hacer. No pueden.

No es mi intención convencer a nadie en este pedazo cibernético mío. Mi intención acaso es más intrínseca: es decirme a mí mismo que aún queda mucho por hacer, que podré mirar a la cara en un futuro a la misma gente y decirle… Seguí luchando por tus derechos, y hemos conquistado otros nuevos, y los defenderé con más fuerza aún…

Yo no me doy por vencido, creo firmemente que podemos ganar, como hemos hecho otras veces. Y lo creo de verdad, porque creo en el mensaje de la socialdemocracia. Y creo que es el mejor para asegurar la paz y la justicia social. Creo en este país, y en sus ciudadanos. Que gane el mejor.

Acerca de marianobeltran

Psicólogo Clínico, apasionado senderista. Militante PSOE, federalista, feminista. Felizmente enamorado. Doctorando en Psicología.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s